Identificación.

 

Este fin de semana estuve cenando con unos amigos. Cenamos en una pequeña aldea, un pequeño restaurante. Chuletón de buey y revuelto de patatas con huevo, cocinado sobre las brasas de un fuego que, junto al vino de la casa, abrigaba la noche.

“¡Buenísimo!” Casi lloro cuando pruebo el buey “este restaurante debería conocerlo todo el mundo”

Muchas veces he pagado más por un par de hamburguesas en una cadena de “fast food” tras esperar mesa una larga media hora, y jamás me han invitado a los chupitos.

¿Te reconoces ahora con tus amigos en un restaurante similar pensando lo mismo? ¿Por qué no está este restaurante hasta la bandera?

Seguramente por decenas de motivos que desconozco, pero estando en esa situación sin estar escribiendo un artículo sobre comunicación también te habrás planteado esta pregunta:

¿Puede un producto “excelente” tener menos éxito que un producto “no tan bueno”, pero que gestiona de forma eficaz su comunicación?

¿Cuántas ideas, productos. . .no han llegado a nosotros, nunca hemos hemos escuchado su “Eh! Estoy aquí”?

Sobre comunicación y persuasión hay mares de tinta . Y más que se escribirán sobre el Neuromarqueting (aprovecho para decir que no todo lo que se hace llamar así realmente lo es). Se han escrito libros sobre las características del mensaje, las características del emisor, del receptor, las del canal de comunicación, sobre las causas físicas y psicológicas de la persuasión, las del contexto. . .

 

De entre todo esto, a mi personalmente me fascina el fenómeno conocido como “Identificación”. Llama mi atención por que a diferencia de otros fenómenos que cuentan con la “credibilidad” como pilar central, este no necesita especialmente de ella. No necesita unos argumentos de peso, sólidos. El proceso es totalmente subjetivo y consigue persuadirnos fuertemente.

 

Y es que…¿Quién necesita credibilidad habiendo atractivo? Pues así piensa nuestro cerebro en muchas ocasiones cuando toma una decisión. Después tu, a nivel racional ya “justificaras” esa decisión.

 

Simplificando este fenómeno, el proceso es simple: Aquello que nos atrae genera en nosotros la inevitable necesidad de acercamiento. Acercamiento en cualquier plano. Compartiendo sus ideas y valores, apropiándonos de sus atributos. Intentar poseerlo (literalmente) en un plano físico o en un plano imaginario…

 

En definitiva, identificarnos nos acerca a eso que nos atrae, calmando esa necesidad, haciéndolo parte de nuestra vida de una forma u otra.

 

¿Qué provoca atractivo? Como ya estarás pensando, esta pregunta tiene su importancia, pues el atractivo tanto físico como psicológico es causa de que deseemos cumplir las expectativas de aquello que nos atrae, “No queremos fallarle” Lo hacemos nuestro ,imitándolo, siguiendo sus pasos, obedeciendo sus pautas de conducta, nos persuade. Y todo esto sin la necesidad de tener la credibilidad a su favor. ¿Curioso no?

 

Pues también se han escrito libros y libros sobre qué tipo de comunicación puede tener esos atributos que nos atraiga y en consecuencia pueda persuadirnos. Dos de ellos que engloban el conjunto de muchos otros serian la “similaridad” .Esa forma tan parecida de ver y entender la vida y todo cuanto nos rodea ¡. Si casi parece que haya salido de tu mente! Y la emoción. Te emociona, llega a ti, y no necesariamente con un sentimiento agradable al 100% pero ese mensaje no pasa por tu vida como si nada, sin dejar huella.

 

Si consigues encontrar puntos en común con quien te escucha, compartir sus inquietudes, valores, opiniones y además consigues emocionar. Estas teniendo una comunicación eficiente que puede ser la llave para que tu idea, producto, mensaje… no se quede en algo que jamás nadie escuchó.

 

Hay un anuncio, de hace unos años, de una de estas cadenas multinacionales, que me fascina :

“Lo importante no es que vengas, lo importante es que vuelvas”.

Diego López Atienza – Lead Your Mind

Identificación.

About The Author
-

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>